El Santo Grial a la hora de emprender. Sigue nuestro paso a paso.

YOGUI EMPRENDEDOR

La probabilidad está en tu contra: 9 de cada 10 empresas que abran hoy en 5 años ya no existirán.

Así que vamos a trabajar para que tu proyecto sea uno de ese 10% que no muere antes de 5 años.

Para ello te propongo una lectura que considero el santo grial a la hora de emprender, porque recoge los tips fundamentales de muchas de las herramientas y estrategia de marketing que se han usado a lo largo y ancho del mundo y del tiempo. Técnicas probadas y creadas por expertos, de los de verdad. ¡¡Empezamos!! con mucha ilusión 😉

 

 

Existe la creencia romántica de que los negocios los emprenden, emprendedores y esto es falso, solo por emprender no eres un emprendedor. Puedes ser bueno haciendo algo pero esto no convierte en un emprendedor, solo te convierte en un perfil técnico.

 

Para explicar esto vamos a recurrir a los famosos tres roles de un emprendedor:

 

  1. CREATIVO, VISIONARIO. Es el que ve que una idea tiene potencial y lo pone en marcha. 10%
  2. EL GESTOR, ADMINISTRADOR, MANAGER. Es el que planea y organiza los ideas del emprendedor y le da la forma de un negocio (como venderlo, a qué precio y estructurar el negocio…) 20%
  3. EL TÉCNICO. Es el que hace la cosa que se vende. Lo que le gusta es hacer esa cosa. Él vive en el presente. 70%

 

Es importante que tengas estos tres perfiles y los tengas de forma equilibrada. La realidad es que los emprendedores solemos tener: 10% 20% 70% y este desequilibrio es lo que hace que los negocios fracasen.

Tienes que ejecutar menos (dar menos clases si eres profe, hacer menos recetas si eres nutricionista o menos masajes si eres fisio) y aumentar tu parte creativa y de gestión. Dejar de trabajar en tu empresa y empezar a trabajar para… “para que la empresa crezca”.

Las fases de un emprendimiento están directamente relacionadas con la madurez dentro de estos 3 perfiles por la que pasa su emprendedor:

  • Fase de infancia o la fase del técnico: propietario y empresa son lo mismo sin ti no existe la empresa. Si estas en esta fase tu proyecto esta en la fase infantil y si tienes éxito probablemente tendrás demasiado trabajo y no podrás afrontar.

Esta fase termina cuando empiezas a contar con colaboradores y mentores.

  • Fase adolescencia: empiezas a necesitar ayuda, contratas a alguien que te apoye. Aquí es fundamental ver tus necesidades, expectativas y marquéis los objetivos.

Esta fase termina cuando es cuando el trabajo sobre pasa a todo y esto pasa porque eres reactiva y no proactiva.

  • Empresa Madura: es la que sabe a dónde quiere ir. Tienes que pasar por las dos anteriores. Y es imposible llegar si no lo haces de forma estratégica. Es decir desde el primer día que creaste tu proyecto querías ser una empresa madura, que sabías a dónde querías llegar. Por eso cada paso que das, tiene que estar pensado para que cuadre y puedas llegar a la madurez.

 

Y aquí es donde repito lo que he dicho mil veces:

Tenemos que analizar lo que está pasando en nuestro proyecto. Todo esto forma parte de tu proyecto y si no quieres hacerlo porque no te gusta quizás es mejor no crear un proyecto.

 

Sigue el modelo emprendedor.

  1. Para ello tienes que tener un nicho (sección del mercado que son tus clientes ideales) conocer su necesidad y cubrirla (si puede ser de una forma innovadora) y es mas importante cómo lo vendes que lo que vendes.
  2. Define tu diferencial. Clases de yoga dan miles de profesores ¿por qué los alumnos van a tus clases? Por cómo son esas clases, identifica qué es lo que te hace diferente. Por eso es importante que pienses y definas que la experiencia de tus clientes sea mejor que la del resto de profesionales. Aquí entra el marketing. Esto es tan importante que si contratas a alguien para que colabore contigo tienes que enseñarle con exactitud ese cómo. Tal y como se hace en las franquicias. ¿Has trabajado en alguna franquicia? Todo está estudiado y cuando entras a trabajar te enseñan el cómo por encima del qué.

 

Siéntate y escribe tu cómo, será tu manual de operaciones 😉

  • Cómo recibes a tu cliente
  • Cómo empieza la sesión
  • Tu tono de voz
  • Tu actitud: eres cercano, cálido, empático, lejano, serio…
  • ¿De qué hablas con tus clientes? Qué tipo de relación te gusta entablar.
  • Cómo se estructura la sesión.
  • Cuéntalo como si lo fuera a leer un becario que quieres que aprenda exactamente lo que tu haces para que lo replique.

 

“Las ideas de negocio no valen nada lo que vale es ponerlas en marcha y conseguir que den dinero”.

Una cosa que ayuda mucho en esto a la hora de crear un proyecto, es hacerlo como si lo fueras a vender, aunque no lo vendas, ni realmente quieras. Así, crearás sistemas y métodos que no dependan de ti. Que el único valor del negocio no seas tú. Ya que si es así, no será un negocio será un empleo (freelance, pero un empleo) por esto el proyecto tiene que ser vendible. Y que pueda trabajar sin ti.

El proyecto tiene que manejarlo un sistema y tu (y tus colaboradores) no manejas el proyecto, tu (y tus colaboradores) manejas el sistema. Así podrás expandir el proyecto expandiendo el sistema.

  • Por cierto, este sistema está vivo y va mejorando con el tiempo.
  • El sistema debe ser ordenado, claro, fácil Cómo funciona tu proyecto?

 

PROCESO DE DESARROLLO:

Innovación: probar

Probar cosas nuevas, esto no es crear cosas nuevas, no es pensar cosas nuevas eso es creatividad. La innovación es poner en practica una idea nueva. Y es fundamental que en tu proyecto innoves en dar el mejor servicio a nuestro cliente.

 

Cuantificación: medir

Analizar lo que pasa cuando innovas. O qué pasa cuando haces una campaña de comunicación (tienes más visitas, suscriptores??).

 

Orquestación: planificar en función de lo que has probado y medido.

Orquestamos que lo planificado se haga desde todos los puntos de vista y decisiones. Es un proceso que nunca se detiene, tenemos que estar siempre innovando, cuantificando, orquestando. Es un circulo sin fin.

 

¡Hari Om Emprendedor!

Zulema

POST RELACIONADOS: